Nuestra Señora del Rosario

Siglos XI - XII
En el siglo XI, el Ave María es sólo la salutación angélica, las palabras del ángel en la Anunciación (Lc 1, 28). Aunque ya existía la costumbre de repetir avemarías en número variable, fue en el siglo XII cuando se fijó el número de 150, equivalente al de los salmos, para acompañar a los monjes mientras ellos recitaban los salmos del oficio divino. En este siglo se añade la exclamación de Santa Isabel cuando recibe la visita de la Virgen María (Lc 1, 42).

Siglo XIII
Lo primero que Santo Domingo fundó, no fueron los religiosos varones sino sus monjas en la ciudad de Prulla. Allí, junto a una capilla dedicada a la Santísima Virgen, Nuestra Señora se le aparece y le entrega el Rosario y le impulsa a difundirlo por el mundo. Santo Domingo cumplió este encargo "con la más acendrada fe en la devoción del santo Rosario, que fue el primero en propagar, y que personalmente y por sus hijos llevó a los cuatro ángulos del mundo" (León XIII, "Supremi apostolatus").

En ese tiempo se produjeron situaciones difíciles entre cristianos y albigenses, con los que además, se mezcló la política, lo que hizo que desembocase en una guerra. Simón de Montfort, el dirigente del ejército cristiano y a la vez amigo de Domingo, hizo que éste enseñara a las tropas a rezar el Rosario. Lo rezaron con gran devoción antes de su batalla más importante en Muret. De Montfort consideró que su victoria había sido un verdadero milagro y el resultado del Rosario. Como signo de gratitud, De Montfort construyó la primera capilla a Nuestra Señora del Rosario.

"ROSARIO, es decir, corona de rosas"

Iconos Virgen del Rosario
Misterios del Rosario
Cómo rezar el Rosario

 

 

 


Siglo XIV
Los cartujos intercalan el padrenuestro y meditan distintos momentos de la vida del Señor. Añaden "Jesús" al avemaría.

Siglo XV
El Beato Alano de Rupe (1428-1475), dominico, unificó los elementos del Rosario y le dio forma definitiva. Eligió el nombre de los quince misterios y fundó las cofradías del Rosario. Otros colaboran, como el dominico Santiago Sprenger (1436-1496), que le dió nombre a los tres tipos de misterios.

En esos años se añaden las letanías y se completa el avemaría añadiendo la parte final: "Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte".

Los Papas aprueban el Rosario (Sixto IV en 1479) y le otorgan indulgencias (Inocencio VIII en 1485).

Siglo XVI. Expansión.
Las cofradías del Rosario se extienden por todas partes. Los dominicos propagan el Rosario en la América recién descubierta. Pronto adquirió gran popularidad.

1569. San Pío V en la bula "Consueverunt Romani Pontifices" estableció oficialmente la forma de rezar el Rosario que se mantuvo hasta finales del siglo XX.

Lepanto:
Esta famosa batalla supuso un gran alivio para los cristianos, que atribuyeron la victoria a la intercesión de la Santísima Virgen invocada en todas partes con el Rosario. El mismo Papa San Pío V participaba en una procesión rezando el Rosario por este motivo, cuando milagrosamente conoció y anunció la victoria.

Iconos Virgen del Rosario
Misterios del Rosario
Cómo rezar el Rosario

 

 

 


Después, añadió a las letanías "Auxilio de los cristianos", e instituyó la fiesta de Nuestra Señora de la Victoria, que más tarde pasó a llamarse Nuestra Señora del Rosario. Y el Rosario se propagó intensamente.

1629.
Surge el Rosario perpetuo.

Siglo XVIII.
Nace la procesión popular del Rosario de la aurora.

1716.
El Papa Clemente XI, en acción de gracias a la Virgen del Rosario, extendió su fiesta a toda la Iglesia Universal.

1883.
León XIII declara octubre como mes del Rosario y le dedica 11 encíclicas.

Siglo XX.
A mediados del siglo XX en USA surge la Cruzada del Rosario y nace el lema "la familia que reza unida permanece unida" (Padre Peyton).

Siglo XXI.
Juan Pablo II publica en Octubre de 2002 la encíclica "Rosarium Virginis Mariae", donde se proponen los Misterios Luminosos, completando así el recorrido evangélico que se realiza al rezar el Rosario.
"El Rosario es nuestra oración predilecta. Cuando la rezamos, está la Santísima Virgen rezando con nosotros. En el Rosario hacemos lo que hacía María, meditamos en nuestro corazón los misterios de Cristo" (Lc. 2, 19).

"El Rosario, Evangelio hecho Oración"
(Papa Juan Pablo II)

Iconos Virgen del Rosario
Misterios del Rosario
Cómo rezar el Rosario