Iconos de la Virgen del Rosario
 

Nuestra Señora del Rosario de Pompeya

Nuestra Señora del Rosario de Pompeya

En el año 79 de nuestra era la ciudad de Pompeya cerca de Nápoles, Italia, quedó sepultada bajo lava proveniente del Vesubio en erupción. Con el tiempo, sobre sus ruinas se edificó una nueva ciudad.

En 1872 llegó al lugar Bartolo Longo (beatificado el 26 de octubre de 1980), quien se enteró al dialogar con los campesinos que eran pocos los que seguían firmes en la fe, porque la única capilla del lugar había quedado abandonada al no oficiarse misas por falta de sacerdotes. Allí la gente rezaba en sus casas.

Una noche Longo vio en sueños a un amigo muerto años atrás que le dijo: "Salva a esta gente, Bartolo. Propaga el Rosario. Haz que lo recen. María prometió la salvación para quienes lo hagan".

Longo fue a Nápoles y al regresar llevó consigo una buena cantidad de Rosarios que repartió entre los habitantes del valle. Al mismo tiempo, ayudado por algunos vecinos, se dio a la tarea de reparar la Capilla, a la que la gente empezó a concurrir, en número creciente, a rezar el Rosario.

En 1878, Longo obtuvo de un convento de Nápoles un muy deteriorado cuadro de Nuestra Señora del Rosario con Santo Domingo y Santa Rosa de Lima, que un pintor restauró. Se ignora porqué se cambió la figura de Santa Rosa de Lima por la de Santa Catalina de Siena.

El Beato Bartolo Longo, devoto ferviente de María, comienza a difundir su culto, bajo el nombre de Virgen del Rosario de Pompeya. La devoción popular lo lleva a buscar un lugar más apropiado. Así surge el templo hoy existente en dicho lugar.

Puesta sobre el altar del Templo, aún inconclusa, la Sagrada imagen comenzó a obrar milagros.

El 8 de mayo de 1891, se llevó a cabo la Solemne Consagración del nuevo Santuario de Pompeya.

anteriorMenú iconosSeguir