La Santidad es el adorno de tu casa. (Ps 92, 5)
Ni el ojo vio, ni el oído escuchó, ni el corazón del humano pudo imaginar lo que Dios ha preparado para aquéllos que le aman". (1Cor. 2, 9).
En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones... que donde Yo esté, estén también ustedes.
(Jn 14, 2-3).
El Señor nos reunirá como una gallina reune a sus pollos bajo sus alas. (Cf. Mt. 23, 37)
Vengan, benditos de mi Padre, reciban el Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.
(Mt 24, 34)
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. (Santiago 1, 12)
Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo quien, por su gran misericordia, mediante la Resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha reengendrado a una esperanza viva, a una herencia incorruptible, inmaculada e inmarcesible, reservada en los cielos para ustedes.
(1Pedro 1, 3-4)