PASCUA DE NUESTRO HERMANO
EMILIO CALDERÓN DE CASTRO, O.P.

Nació el 6 de octubre de 1921 en Soto de Valderueda, Provincia de León, y pasó su infancia en un pueblo vecino, Morgrovejo, antes de ingresar a la Escuela de La Mejorada, cerca de Valladolid, donde cursó los estudios previos al noviciado.
Hizo el noviciado y los estudios de filosofía y teología en Ávila, y fue ordenado sacerdote el 24 de febrero de 1946, a los 24 años de edad. El año 1949 el padre Emilio fue enviado de misionero al Extremo Oriente. Partió en barco de Barcelona y, pasando por el Canal de Suez, surcó los mares orientales hasta llegar a Manila. De allí fue enviado al colegio misional de Hong Kong para aprender la lengua mandarín y preparase al ministerio en China. Debido a las dificultades con el gobierno de Mao Tse Tung, el padre Emilio fue finalmente destinado a Taiwán, donde aprendió el taiwanés y ejerció su ministerio hasta el año 1977.
Antes de llegar a Chile, el padre Emilio ejerció su ministerio entre los chinos de la parroquia de Binondo en Manila, durante seis años. Allí colaboró en la propagación de la figura del primer mártir filipino, el laico dominico Lorenzo Ruiz.
En 1982 el padre Emilio llegó a Chile y ejerció su apostolado en La Serena y Valparaíso antes de ser destinado a Quillota en 1986, donde sucedió al padre Victoriano Vicente como superior. Al conocer la vida de la santa mujer, benefactora de Quillota, María del Carmen Benavides y Mujica, se dedicó a promover la causa de su beatificación.
El padre Emilio dio continuidad a siglos de distancia a la obra caritativa de la Beatita Benavides. Estableció en Quillota el Policlínico Beatita Benavides, la Academia Artesanal Nuestra Señora de Lourdes, el Hogar de Rehabilitación de Alcohólicos Anónimos y un Centro Juvenil.
El domingo 9 de octubre de 2005 el padre Emilio celebró de manera solemne sus 19 años de ministerio en Quillota, con motivo del homenaje que le rindió la comunidad de aquella ciudad. La Municipalidad le otorgó en esa ocasión la distinción de “Hijo Ilustre de la Comuna de Quillota”.
En sus últimos años el padre Emilio estuvo muy delicado de salud. Fue atendido con cariño en la enfermería del Convento de Santo Domingo, donde siempre gozó de sus facultades intelectuales y mostró la gran humanidad que le caracterizaba. Su muerte se produjo el 25 de Febrero de 2010 y fue sepultado en el Cementerio Católico de Santiago, después de una celebración eucarística en el Templo de Santo Domingo, a la cual asistieron la Familia Dominicana y amistades del padre Emilio venidas de Quillota.

Avila 1942
Taiwán
Seminario Taiwán
Filipinas
Valparaíso 1988
Quillota 2003

Recoleta 2005
Sto. Domingo 2005
Apoquindo 1995
Apoquindo 1997
Quillota 2002
Quillota 2004
 
Manila 1950
Predicador moderno
Filipinas
Con familiares
Filipinas
Taiwán

Volver