Homenaje a Juan Bernabé Palomino

Juan Bernabé Palomino y Fernández de la Vega, pintor y grabador español. Nació en Córdoba el 15 de diciembre de 1692. Siendo joven, su tío Acisclo Antonio lo llamó a Madrid y le enseñó su arte. Aprendió rápido y comensó a ayudarle en sus trabajos, los que consistían en reproducir estampas, dibujos y láminas. En 1726, tras la muerte de su tío, fue a Córdoba y se perfeccionó en el grabado a buril. Allí realizó un retrato de Luis XV. Pronto Felipe V conoció su trabajo y lo trajo a Madrid, nombrándolo grabador de Cámara, nombramiento que después Fernando VI renovó. Contrajo matrimonio con Juana María de Oropesa en Córdoba, el 14 de mayo de 1714. Enviudó y contrajo segundas nupcias con Juliana Rico en Madrid, el 20 de agosto de 1767.

Ingresa a la Real Academia de San Fernando, donde Palomino sobresalió como profesor y llegó a ser su Director, cargo que mantuvo hasta su muerte, contribuyendo así al progreso del grabado en España. La producción de Palomino fue muy abundante, especialmente entre los años 1720 a 1750, ejerciendo liderazgo entre sus contemporáneos artistas. Llegó a poseer una gran fortuna, producto de la fama de sus trabajos. Entre sus obras figuran numerosos retratos, abundantes grabados con temas religiosos, santos, Virgen María, y por supuesto, el tema de este homenaje en esta página web, relativo a los santos y beatos dominicos.

Hoy se conocen también, junto con sus grabados y dibujos, una serie de pinturas, tales como una Purísima Concepción, Descanso de la huída a Egipto, Desposorios Místicos de Santa Catalina, San José, San Vicente Ferrer, obras repartidas en diferentes iglesias. Sus obras se conservan en el Museo del Prado y en la Biblioteca Nacional.

El constante favor real impidió que Palomino dejase Madrid, donde murió en febrero de 1777.

Seguir   

 

 


Retrato de Juan Bernabé Palomino
Antonio González Ruiz, 1741
Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando